Fetish Project - estudio sociodemográfico sobre la sexualidad BDSM

Fetish Project – estudio sociodemográfico sobre la sexualidad BDSM

27 agosto, 2016
0 Comments

El estudio de la sexualidad es algo demasiado a menudo delicado. Kinsey quería hacer una obra de cinco tomos sobre la sexualidad humana. A partir del segundo, la Fundación Rockefeller le cortó el grifo. En el Estado Español, la mayor investigación sobre sexualidad humana del Instituto Nacional de Estadística (2003), con unas 15.000 respuestas, tiene la excusa detrás de ser en pro de la “salud” sexual. Sólo cuando hay temas de salud hay dinero para investigar en sexualidad. ¿Cuándo, las asociaciones LGTBI+ empezaron a ser escuchadas por el gobierno y a recibir subvenciones? Según Petit, cuando a partir de los 80’ el SIDA hizo que el Ministerio de Salud necesitara de sus datos y sus conocimientos.

Y si con la sexualidad en general ya pasa esto, peor paradas están las investigaciones sobre las sexualidades minoritarias. Y si no hay financiación, no se pregunta. Y las investigaciones que tienen financiación, no se arriesgarán a perderla por preguntar sobre temas… “escabrosos”. En un ejemplo, el BDSM es una de las prácticas poco estudiadas en nuestro país. Por lo menos a nivel comunitario. Sí se han realizado estudios de casos, o entrevistas en profundidad. Pero no estudios sociodemográficos. El dato más cercano en España se obtuvo de rebote, en una investigación del CIS (2008) cuando, al preguntar por los juguetes sexuales que tenían las personas entrevistadas, el 4,8% de ellas respondieron que tenían esposas, grilletes u otros objetos para atar (bueno, respondieron de otras formas, pero así fue como se registró).

El resultado final es un gran vacío en lo que a datos cuantitativos sobre BDSM se refiere. Y de ahí nace el estudio del Fetish Project, de una necesidad de tener un marco estadístico de referencia, de una fotografía de cómo es la comunidad BDSM española. Desde lxs que están completamente fuera del armario, se mueven en comunidad y no se pierden ningún evento, a los que lo llevan en el más absoluto secreto, sin que nadie de su entorno lo sepa y, o bien no han realizado nada con nadie o bien acuden únicamente a servicios de pago; pasando por las parejas que lo restringen a la intimidad del dormitorio (o de una habitación de hotel a 100 km de distancia por miedo a que nadie se entere), así como por multitud de otros perfiles. Gente joven, mayor, estrictamente heterosexuales o de sexualidad fluida, jefes de empresa o en paro, de grandes ciudades o de pueblos remotos. ¿Cómo es la comunidad BDSM? No se sabe.

Ante vosotrxs encontraréis un cuestionario anónimo en la que hay preguntas sobre los más diversos aspectos, relacionados con la sexualidad o no. Respondiendo a ello, ayudaréis a poder responder a multitud de preguntas, a derribar falsos mitos sobre las personas que practican BDSM. A cuanta más información, más valido será el estudio y mayor utilidad para ir difuminando el desconocimiento que plana sobre el BDSM. Pues, cuanta más información veraz tenga la población en general sobre el BDSM, menos opciones habrá de que se discrimine a alguien por sus prácticas sexuales y se equipare lo que no se entiende con lo que es ilegal.

Si queréis aportar vuestro granito de arena, sólo tenéis que entrar a la web de www.fetishproject.org y responder al cuestionario. No os llevará más de quince minutos de vuestro tiempo. Muchas gracias a todxs!


Dejar un comentario

Comprueba que has rellenado todos los campos.

Join our
mailing list

to stay up date

Por favor, introduce un email válido